¿Qué son las criptomonedas?

En los últimos años se ha disparado en valor de las criptomonedas más respetadas del mercado, y con ellas, se han creado un conjuntos de divisas electrónicas satélite que no para de crecer y crecer, pero ¿Qué son exactamente las criptomonedas?, ¿En qué se basa su compra-venta?, ¿Son seguras?

¿Qué son las criptomonedas?

En primer lugar, debemos afirmar que las criptomonedas no tienen no representan el valor material por el que están hechas, como el oro o la plata. Y además , no están sujetas a la intervención de ningún Gobierno. Las criptomonedas son por tanto un sistema monetario completamente libre e independiente  atado al valor que le dan los usuarios, es decir, se ajustan por la Ley de Oferta y Demanda.  A más personas que desean atesorarlas y operar con ellas, más aumentará su valor.

Así pues, La primera criptomoneda  en existir fue el famoso Bitcoin, de hecho  se le puso ese nombre por su naturaleza encriptada, protegida a través de una serie de claves que ahora vamos a ver.

En general, el auge que no han parado de experimentar es debido a su libre pertenencia, pocos intermediarios y por ende, bajos costes. De esta forma las criptomonedas son un mecanismo de intercambio de valor de un usuario a otro, sin tener en cuenta al sistema, es decir, Estados y bancos intervenidos por los Gobiernos. Por eso son llamadas también el Internet del Valor. Algunos hasta consideran que este nuevo dinero digital supone la 1ª Revolución Industrial del Internet.

¿Cómo funcionan las Criptomonedas?

Como ya hemos comentado la idea era realizar transacciones consiguiendo salir del sistema  y así evitar el cobro de comisiones abusivas que efectuaban los bancos so argumento de intocables, porque según decían somos imprescindibles para que el sistema no colapse.

Pero claro, ¿Cómo garantizar la seguridad de las mismas ante tanto estafador? Así es como nació la idea de Blockchain o Cadena de Bloques. De esta forma se ideó un sistema completamente descentralizado que funciona de la siguiente manera:

  1. A cada movimiento de capital o transacción se le llama «Bloque».
  2. Cada bloque tiene un código único e irrepetible, una especie de ADN o Número de Identificación Personal de la operación. Por ejemplo, 359675.
  3. Por supuesto, ese bloque queda registrado para siempre con la información del emisor y receptor de la información, cantidad monetaria… y toda esta información encriptada. Por ejemplo, Juan entregó a Ángela 250 Criptomonedas.
  4. La red de usuarios registra y valida la operación de manera virtualmente inmediata a través de programas de verificación que pueden ser descargados e instalados de forma fácil en tu propio PC. A esta red de personas se les llama «mineros».
  5. Ese bloque que ya ha sido validado por la red, se une a una enorme cadena de bloques, donde ya se validaron absolutamente todas las transacciones que se hayan hecho con esa criptomoneda. Además, estas se muestran en orden cronológico y como cada cadena de cada moneda está replicada en el PC de cada minero (de esa moneda), es imposible que exista un error, ya que si existe un error en una cuenta, automáticamente la red lo va a detectar y se subsanará.

Vamos a expresar esto con un ejemplo de que se ve muchísimo más claro:

Una vendedora de verduras, puede registrar todas las operaciones que hace, ya sea través de tickets TPV o manualmente. Sin embargo, a la hora de declarar ese dinero, podría eliminar algunas de esas operaciones y así declarar menos (y entre otras cosas pagar menos impuestos). Realmente nadie va a saber si ha declarado todas sus ventas o no ha introducido el 5% de ellas.

Pero, ¿Qué pasaría si estuviera siendo monitoreada  por 10 personas operación a operación?, ¿Y por 100? La posibilidad de fallo, corrupción propia o robo sería prácticamente imposible, salvo que dicha ausencia de información le apareciera a toda la red, lo cual es estadísticamente imposible. Si alguna de las 100 personas que monitorea a esta vendedora de verduras se equivocara, rápidamente saltaría la diferencia con respecto a los otros 99. No hablemos ya en caso de corrupción o fraude.

Pues es exactamente eso lo que hacen los mineros, personas y computadoras repartidas por todas partes del mundo supervisando de forma automática cada operación. La posibilidad de engaño, estafa o robo es prácticamente imposible, lo que ha hecho de las criptomonedas, uno de los métodos de compra-venta más seguros del mundo.

¿En que se basa la criptografía?

La criptografía que hay detrás de las criptomonedas se basa en las matemáticas, por lo que en caso de error de uno de los miembros de la comunidad  el resto de la red lo subsanaría. Esto también impide que hackers o ciberdelicuentes efectúen robos, por lo menos ante el conocimiento informático descubierto hasta el momento.

Inconvenientes de las criptomonedas

Sin duda alguna, el mayor inconveniente que presentan las criptomonedas hasta la fecha es su elevada  volatilidad. Y es que desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, hemos visto como en pocos meses muchas de las divisas digitales más importantes se disparaban a máximos inimaginables, caían más de un 50% y comunicados de importantes personalidad dentro del mundo del emprendimiento, las volvían a hacer ascender.

Para que nos hagamos una idea, Bitcoin pasó de valer 0,01$ en 2009 a más de 60.000$ en Noviembre de 2021. Sin embargo, el dinero FIAT, es decir la moneda que actualmente utilizamos como medio de cambio en nuestro día a día, esto es, los euros, dólares, yenes…  se ha devaluado en torno a un 8%.  Por ende, la tremenda volatilidad de las criptomonedas, la convierten en un activo especulativo de primer orden.

Además, otro problema que presentan las criptomonedas es la ilegitimidad que le otorgan algunos Estados. Por ejemplo, tanto China, uno de los países con mayor número de utilitarios, como muchos países asiáticos tienen prohibida la utilización de criptomonedas. Por otro lado, el Banco Central Argentino ha advertido de los peligros de su uso, cuando paradójicamente, no existe nada más ruinoso y tremendamente arriesgado que adquirir pesos argentino,  porque sufren una inflación del 50% anual. Aún así muchos países indisciplinados monetariamente, no están dispuestos a ceder su soberanía monetaria, todavía  en manos de sus gobiernos, a sus ciudadanos. Pues esos gobernantes quedarían completamente indefensos ante el pueblo que dicen proteger y no hacer nada más que empobrecer.

En definitiva, puede ser que las criptomonedas sean uno de los medios de cambio más utilizados en el futuro, pero su uso aún está lejos de popularizarse a nivel social. Hasta el momento los ciudadanos no lo ven como un medio de cambio neto, sino más bien como un activo de inversión o especulación.  Y eso es lo que son ahora mismo, un activo de valor, con el que poder empezar a adquirir algunos bienes,  y sobre todo, hacer crecer tu patrimonio.

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Te gustaría aprender a invertir?
¡Bienvenido!

¿Quieres saber más sobre nuestros cursos de bolsa? Prueba las dos primeras horas de nuestro curso GRATIS 😏 https://online.eurekers.com/