¿Qué son las acciones propias?

De todos es conocido que cuando una empresa está en bolsa, no está ahí todo el valor de la misma compañía. Es decir, toda la empresa no se pone a disposición de los inversores, existe una pequeña parte que al menos se la queda la propia empresa con la finalidad de tener un pequeña voz influyente dentro de las decisiones que se empezarán a tomar.

Como ya sabemos, la compra de derecho de propiedad sobre las empresas, se llaman acciones. Así pues, cuando adquieres una acción, adquieres parte de la propiedad de la misma.

Las acciones propias son aquellas acciones que la empresa se reserva para sí misma, es decir, o bien, ni siquiera las sacó al mercado, o bien, una vez en negociación las recompró. De esta forma, diremos que estas acciónes componen la autocartera de la empresa.

¿Cómo obtiene una empresa acciones propias?

Son las acciones que están en manos de la propia compañía y cómo ya hemos mencionado, existen dos formas de hacerse con acciones, vamos a verlas:

Reservadas para sí misma

Evidentemente se trata de acciones que siempre están en manos de la compañía y no se sacan a negociación. Esto se efectúa con la intención de poder asegurarse un mínimo de control sobre las decisiones futuras que se tomen, sobre todo, ante el riesgo de que un gran inversor tome grandes volúmenes de acciones y con ellas de influencia.

Además, este tipo de acciones no se tiene en cuenta  para calcular los dividendos o el Beneficio por Acción (BPA) y tampoco tienen derecho a voto.

Recompra de la propia compañía

Supone la compra de paquetes de acciones de la compañía efectuada por la propia compañía. Sin duda, este es un indicador muy valorado por el mercado, ya que si una empresa adquiere sus propias participaciones es porque considera que el precio de las mismas está infravalorado o que no se está valorando los suficiente sus proyectos de valor, y que posiblemente esta situación cambie al dar un paso al frente, al fin y al cabo, nadie conoce mejor una empresa que ella misma.

A nivel financiero el efecto que supone una recompra de acciones, es una reducción en el patrimonio neto de la empresa, ya que ahora habrá menos acciones en circulación y por ende, menos capital que los inversores podrán aportar. O dicho de otro modo, una recompra de acciones supone repartir parte del patrimonio de la empresas a sus propios accionista, que ahora valdrán más.

¿Cuántas acciones propias puede poseer una empresa?

En el caso de España, existe una regulación bastante precisa a través del artículo 134 de Ley de Sucesiones de Capital, la cual establece una serie de restricciones a la hora de establecer la autocartera de las empresas. Por un lado, para las empresas que no coticen en bolsa, el límite de la autocartera será el 20% de sus acciones, mientras que por el otro, para las sociedades cotizadas, este umbral se reduce al 10%.

Esta Ley se establece para que las empresas no caigan en la tentación de comprar una gran parte de sus acciones para hinchar artificialmente el precio y cuando atraídos por estas alzas empiecen a llegar inversores que lo alcen todavía más, entonces la empresa venda buena parte de su capital social.

Referencias

Economipedia

Sagarra y Montalvo

Diccionario Bursátil

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Te gustaría aprender a invertir?
¡Bienvenido!

¿Quieres saber más sobre nuestros cursos de bolsa? Prueba las dos primeras horas de nuestro curso GRATIS 😏 https://online.eurekers.com/