Acción

Acción

En los mercados financieros existen infinidad de oferta de activos y en este post vamos a hablar de uno de los más importantes: las acciones.

¿Qué es una acción?

La acción es una parte proporcional del capital social de una empresa.  Por tanto, son las partes iguales en las que se divide el capital social de una empresa, denominada como »Sociedad Anónima», ya se trate de una empresa cotizada en bolsa o no. Dichas partes son poseídas tanto por personas como por otras entidades, que reciben el nombre de accionistas. El adquiriente se convierte en copropietario de dicha empresa, obteniendo una serie de derechos tanto económicos como políticos. 

¿Cuáles son los derechos de un accionista?

Como ya hemos mencionado antes, ser accionista de una empresa proporciona unos derechos. Éstos son:

  • Derecho al dividendo. El dividendo es la parte de los beneficios que  la sociedad decide repartir entre los accionistas.
  • Derecho de suscripción preferente. En el momento que una empresa decide ampliar su capital con la emisión de nuevas acciones u obligaciones convertibles, los antiguos tienen preferencia de suscripción. No obstante, el accionista puede ejecutar estos derechos o venderlos en el mercado. 
  • Derecho de asistencia, voz y voto. Este derecho se puede ejercer siempre y cuando el accionista tenga el número mínimo de acciones establecido en los estatutos, o bien, varios accionistas se podrían agrupar para alcanzar este mínimo.
  • Derecho de información. Los inversionistas tienen derecho a obtener información sobre la situación de la empresa. A partir de la convocatoria de la junta, cualquier accionista podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, las cuentas anuales y el informe de gestión.
  • Derecho a la transmisión. Las acciones de las empresas cotizadas se pueden transmitir sin ningún tipo de restricción, mientras que las acciones de empresas no cotizadas pueden tener problemas para ser traspasadas por falta de liquidez o incluso por limitaciones estatutarias. 
  • Derecho a la cuota de liquidación. En el caso de disolución y liquidación de la sociedad, el accionista tiene derecho a recibir su parte proporcional del importe resultante de la liquidación.
  • Derecho de separación. Consiste en recibir el importe de sus acciones en determinados casos. Estos pueden ser: cambio en el objeto social (actividad principal) de la empresa, cambio de domicilio al extranjero o transformación de la sociedad. 
  • Derecho de impugnación de acuerdos sociales. El accionista, individualmente o agrupado, puede ejercitar una acción judicial para impugnar los acuerdos de la Junta que sean contrarios a la ley, estatutos, etc.

¿Qué clasificación de acciones existen?

Existen diferentes tipos de acciones según los derechos que ostenten. Podemos distinguir:

  • Acciones Ordinarias: Incorporan todos los derechos mencionados anteriormente.
  • Acciones privilegiadas o preferentes. Cuentan con privilegios especiales a la hora de participar en el reparto de los beneficios.
  • Acciones sin voto. Conllevan los mismos derechos que las ordinarias, pero, con la excepción del voto en Juntas Generales. Suelen conllevar el derecho a un dividendo mínimo.
  • Acciones de voto limitado. Son aquellas participaciones que solo confieren el derecho a votar en ciertos asuntos de la sociedad.
  • Acciones rescatables o convertibles. Su particularidad es que podrán ser amortizadas a petición de la sociedad o de los accionistas. 

¿Cómo se pueden presentar las acciones?

Como hemos dicho anteriormente, las acciones son títulos valores y deben estar representados de forma que puedan ser objeto de compraventa jurídica. Los tipos de representación de las acciones son:

  • Títulos nominativos. El propietario de las acciones debe estar plenamente identificado.
  • Títulos al portador. Aquél que la posee tiene los derechos inherentes a la acción.
  • Escritura pública. Es el método más usado en empresas pequeñas o familiares.
  • Anotación en cuenta. En las bolsas actuales, es la forma que se tiene para comprar y vender acciones, ya que permite la rápida movilidad de acciones.

Diferencia de las acciones con los bonos y obligaciones

Las acciones son títulos valores como los bonos. La diferencia radica en que un bono y una obligación no forman parte de los recursos propios de la empresa, sino que son parte de la deuda de la sociedad, por tanto, no otorga propiedad a los propietarios de estos títulos. Los titulares de esta deuda se llaman »acreedores» y el derecho que poseen es a la devolución del capital prestado más los intereses generados a vencimiento del título. La inversión en este tipo de valores se considera como Renta Fija, ya que la rentabilidad a vencimiento por parte del acreedor se conoce desde la emisión de los valores por parte de la sociedad.

No obstante, ser accionista de la empresa supone mayor rentabilidad si la empresa funciona bien y, al mismo tiempo, mayor riesgo, ya que en caso de quiebra, el accionista pierde la totalidad del capital invertido.

Acciones como forma de control de la sociedad

Salvo algunas excepciones de acciones sin derecho a voto- como las acciones privilegiadas, que no suelen llevarlo-, el accionista tiene derecho a voto en la Junta de Accionistas. Esta junta es el organismo encargado de designar a un administrador o consejo de administración para la empresa. Entonces, cuantas más acciones se posean, más votos y, por extensión, más poder y capacidad de decisión en la junta.

En la mayoría de los casos, salvo excepciones de que haya limitaciones estatuarias que limiten el control total de la sociedad, para ejercer control total de cualquier sociedad, se necesita poseer mayoría absoluta, es decir, más del 50% del total de las acciones en circulación. No obstante, en la práctica, en las grandes compañías con una base accionarial muy amplia y fragmentada, basta con poseer un porcentaje del capital representativo en comparación con el resto de accionistas. Este podría ser un 15-20 por ciento, por ejemplo.

¿Qué información es relevante para el accionista de una empresa?

Si quieres convertirte o ya eres accionista de una empresa cotizada en bolsa, la debes conocer perfectamente (o por lo menos, deberías). En el caso español, la Comisión Nacional del Mercado de Valores proporciona distinta información relevante de la compañía, ésta es:

  • Folleto informativo. La finalidad de este documento es recopilar información actualizada, clara y completa ante una operación (OPV, OPS, OPA, etc.). Contiene aspectos como la situación financiero-económica yla  estructura de la organización.
  • Cuentas anuales. La publicación de las cuentas se rigen por la Ley de Sociedades Anónimas. En estos documentos se debe tener la opinión del auditor, ya que puede haber comentarios relevantes sobre la contabilidad de la empresa.
  • Participaciones significativas. Se considera participación significativa cuando el porcentaje de capital que posee el accionista alcanza el 5%. Es importante saber quiénes son los accionistas significativos de la compañía, ya que la sociedad puede adoptar las medidas que éstos consideren.
  • Información periódica. Contiene resultados a nivel consolidado de grupo e individual, balance de situación y la evolución de las líneas de negocio.
  • Hechos relevantes.  La CNMV obliga a las cotizadas de informar inmediatamente de cualquier hecho o decisión empresarial que pueda influir significativamente al precio de la cotización.

Términos relacionados

Activo Financiero

Mercado de Valores

Broker

Bibliografía

Wikipedia: Acción

Eurekers.com Diccionario de Bolsa

Investopedia – Stock

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.