Cómo invertir en bolsa a largo plazo partiendo de cero

Cómo invertir en bolsa a largo plazo partiendo de cero

Este artículo está dedicado a todos los ahorradores que, tras haber contemplado las distintas posibilidades que hay para sacar rendimiento a vuestro dinero, habéis llegado a la conclusión de que la alternativa con mejor relación rentabilidad/riesgo es la inversión en bolsa a largo plazo. Sin embargo, no sabéis qué hay que hacer para empezar a invertir. «¿Contrato a un asesor financiero?» «¿Leo un libro de bolsa?» «¿Busco una plataforma online?»

Para que no te pierdas en tus primeros pasos dentro de los mercados, vamos a explicarte cómo invertir en bolsa partiendo de cero.

No empieces a invertir sin los conocimientos necesarios

Es sorprendente la osadía que impera en entre muchos inversores particulares que se lanzan a invertir en bolsa sin tener prácticamente ningún conocimiento sobre el funcionamiento de los mercados financieros. Ven la compraventa de acciones como un juego, consistente en ir probando a meter dinero aquí y allá, a ver qué pasa. Y lo que pasa la mayoría de las veces es que esos inversores sin formación pierden su capital y entran en pánico, porque la bolsa no es ningún juego.

¿Acaso alguien puede conducir un coche por primera vez sin que le hayan enseñado antes dónde están y cómo se usan el embrague, el acelerador y el freno? ¿Y qué hay de lo importantísimo que es saber interpretar las señales de tráfico?

Pues en bolsa pasa lo mismo. Es del todo imprudente empezar a invertir sin la más mínima formación, ya que, por ejemplo, no podrías controlar tu riesgo sin saber qué es un stop o cómo influye la volatilidad en la fluctuación del precio de tus acciones.

Así pues, para invertir en bolsa a largo plazo partiendo de cero, es importante que primero adquieras los conocimientos esenciales. Puedes empezar con algún libro bien escogido, pero lo más práctico es hacer un curso de bolsa impartido por expertos con buena reputación en este campo. Asegúrate de que tengan una larga experiencia no solo invirtiendo, sino también impartiendo formación bursátil; busca opiniones de alumnos y, lo que es más importante, comprueba sus resultados después de hacer el curso.

También es conveniente que el contenido del curso de bolsa que realices no se fundamente solo en conceptos teóricos, sino que complemente la teoría con ejercicios prácticos que pongan a prueba tu aprendizaje..

Practica primero con un simulador de bolsa

Una vez has adquirido la formación básica para empezar a invertir en bolsa a largo plazo, el segundo paso es comprobar cómo te manejas en la compraventa de acciones.

Por tanto, se trata de realizar una primera inversión o varias, pero no arriesgando todavía tu dinero real, sino haciéndolo con dinero ficticio. De este modo, debes aprender para qué valen todos y cada uno de los botones del broker y cada una de las partes del resumen de tu cuenta, y no solo el saldo. Para eso, puedes usar un simulador de bolsa online, que te ayudará a comprobar el resultado de tus decisiones como inversor.

No obstante, ten en cuenta que, aunque un simulador de bolsa te puede resultar útil para tantear tu estrategia, no te situará en el mismo escenario psicológico al que te expondrá la inversión real. Obviamente, las reacciones que se desatan en tu mente cuando tus acciones suben o bajan, no son las mismas si has invertido en ellas tu capital real que si lo has hecho con dinero ficticio. Es decir, solo te medirás ante tu ego cuando empieces a invertir de verdad.

Calcula el capital que realmente puedes invertir

En el momento en el que ya te veas preparado para invertir tu propio dinero, has de realizar un ejercicio de sensatez y contestar a la siguiente pregunta: «¿Cuánto dinero puedo invertir realmente?»

A la hora de responder a esta cuestión, debes descartar invertir dinero que necesites para cubrir gastos fijos o que ya hayas asignado a determinadas previsiones importantes. De esta manera, podrás calcular el dinero que tienes disponible para invertir a largo plazo desde una perspectiva realista. 

La cantidad que necesitas para empezar a invertir en bolsa es relativa. No es que requieras de un gran capital para iniciarte en la inversión bursátil, pero la verdad es que con cantidades pequeñas es más difícil conseguir buenas rentabilidades, ya que se compensan peor los costes de las comisiones del broker, la diversificación de la cartera y los beneficios.

Para profundizar en esta idea, te invitamos a leer el artículo ¿Cuánto dinero necesito para invertir en bolsa?

Elige al broker adecuado para ti

Aunque, como inversor particular, tú puedas decidir cómo, cuándo y dónde invertir, necesitarás un intermediario que coloque tus órdenes en el mercado. Ese intermediario es el broker.

No todos los brokers son iguales ni tienen los mismos costes, por lo que elegir el broker adecuado para ti es una tarea a la que tendrás que dedicar algo de tiempo.

Ante todo, debes comprobar que el broker con el que te vayas a abrir la cuenta de valores esté regulado. Lo sabrás si ves que está registrado en el regulador del país donde el broker tenga su sede. En España, por ejemplo, ese regulador es la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), mientras que en Estados Unidos es la SEC(Security and Exchange Commission) y en el Reino Unido es la FCA (Financial Conduct Authority). Es importante que tu broker esté regulado, ya que, de lo contrario, corres el peligro de ser víctima de algún fraude y estar desprotegido ante la ley.

Por otro lado, has de fijarte en las comisiones que cobra el broker, porque éstas varían en cada caso. No todos los brokers cobran lo mismo por la compraventa de acciones ni por el cambio de divisas o el traspaso de valores. Además, hay brokers que, por ejemplo, no aplican la comisión de custodia ni la de mantenimiento de la cuenta. Es cuestión de que lo analices detenidamente y leas la letra pequeña para ver lo que más te conviene.

Otros aspectos importantes del broker que debes considerar son los productos de inversión que ofrece, si dispone de órdenes de stop loss en todos los mercados donde tengas previsto operar, qué horario de atención tiene – algo determinante si operas en un mercado con un huso horario distinto al tuyo- , su rapidez en la ejecución de órdenes o el tipo de tecnología que usa.

Define tu estrategia en bolsa

Antes de abrir cualquier posición en bolsa, has de tener una estrategia de inversión bien definida. Esto significa contemplar todos los escenarios posibles y tener decidido de antemano qué vas a hacer en cada caso.

Al fin y al cabo, los mercados financieros son aleatorios y nadie sabe lo que hará la bolsa mañana. Lo que sí se sabe es el objetivo de la inversión es conseguir beneficios, por lo que actuar de forma impulsiva es la peor forma de llegar a ese objetivo.

Así que si te has decantado por una estrategia de inversión a largo plazo, tendrás que saber aplicar la disciplina y la paciencia, así como aprender a identificar la tendencia del precio y a salir a tiempo cuando esa tendencia se invierta.

No olvides declarar tus ganancias en bolsa

Para acabar de orientarte sobre los primeros pasos que debes seguir para invertir en bolsa a largo plazo partiendo de cero, te advertiremos de las obligaciones fiscales asociadas a tu inversión.

Todas las ganancias que tengas en bolsa cuando cierres una operación, tributarán al año siguiente como ganancias patrimoniales y deberás integrarlas en la Base Imponible del Ahorro (BIA), dentro de tu Declaración de la Renta.

Como ganancias en bolsa no solo hay que declarar las plusvalías derivadas de la venta de las acciones, sino también el cobro de dividendos, que se considera rendimiento de capital.

Por otro lado, si eres titular de alguna cuenta situada en el extranjero, deberás presentar el modelo 720. Según un informe de la Comisión Europea, esta declaración es ilegal, pero como España no la ha derogado aún, de momento, es obligatorio presentarla en los supuestos que en ella se contemplan.

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.