Desde que Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal (FED), anunciará un cambio restrictivo dentro de la política monetaria, han pasado ya casi dos años. Dos años de subidas, y estricto control monetario, todo con la idea de dar por zanjada una batalla contra la inflación, que por otra parte, los propios bancos centrales habían desatado, inflando la oferta monetaria por encima de la demanda de divisas existente.

Una gran noticia de la FED

Pues bien, el pasado miércoles 13 de noviembre, el Presidente de la FED, hizo un comunicado realmente sorprendente, que el mercado ha celebrado. Con unos tipos en torno al 5,25% – 5,5%, manifestó estar satisfecho por la batalla contra la inflación dada, estando ya cerca de alcanzar el famoso objetivo del 2% (en el momento actual el IPC americano está en el 3,1%), y en consecuencia, abriendo la puerta de forma oficial a futuras bajadas de tipos de interés.

De esta forma, anunció que la idea sería efectuar el primer recorte de 25 puntos básicos en junio de 2024, para después y de forma progresiva, seguir reduciendo los tipos hasta llegar a diciembre de 2024 con un recorte total de 100 puntos básicos. Lo que situaría los tipos de interés, en el entorno de los 4,25 – 4,5% para dicha fecha.

¿Cómo ha reaccionado el mercado ante tremenda noticia?

La expresión boom inversor, se queda corta. Así pues, desde que el pasado noviembre, cuando se dio a entender que los primeros recortes de tipos estaban próximos, los índices americanos SP500 y NASDAQ han subido un 15% y un 17%, respectivamente.

Y por supuesto, estas subidas se han contagiado al resto del mundo con incrementos del 13% en el DAX, y del 17% en el IBEX, por cierto en máximos desde la pandemia.

Euforia, sí, pero con precaución

Ahora bien, ante tanta fiebre inversora, cabe recalcar que dicho anuncio de futuras bajadas de tipos de interés, y con tal intensidad, solo será efectivo siempre y cuando la inflación siga remitiendo tal cuál está previsto, en caso de que este impuesto encubierto se diera la vuelta y comenzará a aumentar de nuevo, habría un mantenimiento de los mismos, y por ende, posibles futuras caídas en bolsa debido al ajuste de expectativas que se produciría.

Con todo, desde Eurekers, estaremos atentos a cualquier otra noticia al respecto.