Tipos de productos financieros: ¿cuál te conviene?

Tipos de productos financieros: ¿cuál te conviene?

Hoy te proponemos un post para que analices qué tipo de productos financieros te convienen más. Un estudio reciente del Observatorio Inverco concluye que los inversores españoles quieren retornos rápidos, pero son bastante conservadores a la hora de invertir. ¿Es tu caso?

Tres son los productos financieros básicos en los que invierten los españoles: planes de pensiones, fondos de inversión e inversión en bolsa, con o sin la ayuda de intermediarios.

Planes de pensiones: un producto financiero a largo plazo

La mitad de los ahorradores en España cuenta con un plan de pensiones, condicionados por la situación económica actual y las bajas cuantías de la pensión pública.

Este tipo de producto financiero cuenta con ventajas fiscales pero, para obtener deducciones, has de destinar el máximo posible a aportaciones que declararás como rendimientos de trabajo cuando te jubiles.

En cualquier caso, antes de lanzarte a invertir tus ahorros en un plan de pensiones individual, debes plantearte que:

  1. No podrás cobrar tu plan de pensiones hasta que accedas a la jubilación (a los 65 años de edad, generalmente) o por supuestos menos deseables como una incapacidad, una enfermedad grave o la dependencia severa.
  2. Obtendrás una baja rentabilidad, inferior al 3 %, según la media de rentabilidad de los últimos diez años. Muchos expertos coinciden en que estos productos financieros, como instrumento de ahorro a largo plazo sólo son rentables para las rentas más altas.

Aunque con estos datos ya te puedes hacer una idea de si te conviene o no contratar un plan de pensiones, entraremos en más detalles sobre este producto próximamente en nuestro blog. ¡Suscríbete para no perdértelo! 

Fondos de inversión: rentabilidad baja por bajo riesgo

En este tipo de producto de inversión, la rentabilidad y la liquidez son las características más valoradas. Según los datos de Inverco, es factible obtener rentabilidad en menos de 3 años. El problema es que esa rentabilidad es baja.

Como recordaba José Antonio Madrigal en la conferencia Verdades ocultas en bolsa  (Bolsalia 2014), citando un estudio de dos profesores de IESE, en 15 años, sólo el 15 % de los fondos de inversión habían batido a la inflación y de 2.600 fondos tan sólo 4 habían sido capaces de superar un 10 % anual.

¿Estás dispuesto a perder dinero invirtiendo en un fondo o a quedarte igual que al principio? Próximamente, profundizaremos más en todo lo que hay detrás de este producto de financiero.

Inversión en bolsa: beneficios sin intermediarios

La rentabilidad, en este caso, está vinculada al riesgo que estés dispuesto a asumir. Invertir en bolsa no es difícil, siempre que asumas que los beneficios se producen a largo plazo y sepas controlar tus impulsos.

Como ya hemos recomendado otras veces desde el blog de Eurekers, lo importante es tener una metodología para invertir de manera lógica y ser muy racional para saber bien qué decisión tomar en cada momento, sin dejarte llevar por el ego ni por las continuas informaciones que nos llegan de medios de comunicación, asesores financieros o inversores «cortoplacistas».

El objetivo es no depender de nadie para invertir con éxito y apoyarnos solamente en nosotros mismos y en la tecnología que tenemos a nuestro alcance para conseguirlo.

Un último consejo: si decides invertir en bolsa y no tienes conocimientos previos, elige una buena formación antes de participar activamente en el mundo bursátil. En Eurekers somos expertos en formación bursátil. Descubre nuestros cursos y empieza tu camino como inversor.


 

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.