Un instrumento financiero es un contrato entre dos partes con el que se puede operar y se pueden liquidar. Este contrato representa un activo financiero para quien lo posee, y un pasivo (o instrumento de patrimonio) para quien lo ha emitido. En este sentido, quien lo adquiere obtiene un derecho para recibir determinados recursos económicos, mientras que el vendedor tiene la obligación de liquidar ese derecho.

Los instrumentos financieros pueden tomar forma de cualquier tipo de activo: materias primas, acciones, bonos, derivados, divisas… En cuanto a las obligaciones del vendedor pueden ser pagos en efectivos, entrega de otros valores o el intercambio de valores/obligaciones financieras con otra entidad.

Tipos de instrumentos financieros

Hay dos categorías de instrumentos financieros: los no complejos y los complejos.

Instrumentos financieros no complejos

Los instrumentos financieros no complejos son los que se pueden manejar sin necesidad de tener formación especializada sobre los mercados. En principio, solo es necesario realizar una inversión inicial y delegar las operaciones a una entidad. Estos instrumentos son:

  • Los valores de renta variable: acciones de empresa
  • Los valores de deuda: bonos (públicos y privados), acciones preferentes, valores garantizados…
  • Los fondos de inversión: de cobertura y mutuos. Estos instrumentos permiten a una serie de inversores agrupar su capital y ponerlo a disposición de un especialista o sociedad para que lo administre en calidad de gestor de fondo. Este gestor toma las decisiones en su nombre.

Instrumentos financieros complejos

Los instrumentos financieros complejos ya requieren de una mayor formación al no depender únicamente de la oferta y la demanda, sino de una serie de factores que que actúan en conjunto. Los instrumentos complejos más conocidos son los derivados, que son instrumentos cuyo valor depende de un activo subyacente, sean acciones, índices bursátiles… Entre los derivados están los CFD (contratos por diferencia), los futuros y las opciones. Cada uno de los derivados tiene sus propias características y al ser instrumentos complejos es fundamental conocerlos a fondo antes de empezar a operar con ellos.

Referencias

Investopedia – Financial Instrument

Universidad de Bolsa