Una materia prima es un bien básico utilizado en comercio que es intercambiable por otros bienes del mismo tipo. Las materias primas suelen utilizarse como insumos en la producción de otros bienes o servicios. Por lo tanto, una materia prima suele referirse a un bien básico utilizado para fabricar productos elaborados. Un producto, en cambio, es el bien procesado que se vende a los consumidores.

La calidad de una determinada mercancía puede variar ligeramente, pero es esencialmente uniforme entre los productores. Cuando se comercializan en bolsa, las materias primas también deben cumplir unas normas mínimas específicas, también conocidas como grado base.

Puntos clave del papel de las materias primas en el mercado

  • Una materia prima es un bien básico utilizado en comercio que es intercambiable con otras mercancías del mismo tipo.
  • Los bienes básicos suelen utilizarse como insumos en la producción de otros bienes o servicios.
  • Los inversores pueden comprar y vender materias primas directamente en el mercado al contado o a través de derivados como futuros.
  • Las materias primas duras son productos energéticos y metálicos, mientras que las blandas suelen ser productos agrícolas.
  • Se recomienda poseer materias primas en cartera como cobertura contra la inflación.

Las materias primas en profundidad

Las materias primas son los insumos utilizados en la producción de bienes. También pueden ser elementos básicos, como ciertos productos agrícolas. La característica más importante de un producto básico es que hay muy poca, si es que hay alguna, diferencia entre si ese bien proviene de un productor o de otro. Un barril de petróleo es básicamente el mismo producto, independientemente del productor. Lo mismo ocurre con una fanega de trigo o una tonelada de mineral.

Por el contrario, la calidad y las características de un determinado producto de consumo serán a menudo muy diferentes en función del productor (ejemplo: Coca-Cola vs Pepsi).

Algunos ejemplos tradicionales de productos básicos son los cereales, el oro, la carne de vacuno, el petróleo y el gas natural. Más recientemente, la definición se ha ampliado para incluir productos financieros, como divisas e índices. Los avances tecnológicos también han dado lugar a nuevos tipos de productos básicos que se intercambian en el mercado. Por ejemplo, los minutos de telefonía móvil y el ancho de banda.

Una materia prima puede comprarse y venderse en bolsas especializadas como activos financieros. También existen mercados de derivados bien desarrollados en los que se puede acceder a contratos sobre materias primas (por ejemplo, contratos a plazos, futuros y opciones).

Algunos expertos creen que los inversores deberían tener al menos una parte de su cartera en una buena diversidad de materias primas, ya que no están muy correlacionadas con otros activos financieros y pueden servir de cobertura contra la inflación.

Consejo de los expertos

Los expertos recomiendan asignar entre un 5 y un 10% de la cartera a una mezcla de materias primas. Los que tienen una tolerancia al riesgo más baja pueden considerar una proporción menor. Los inversores ordinarios pueden recurrir a uno de los varios ETF de materias primas o a fondos de inversión para aumentar su visibilidad.

Actores en el mercado de las materias primas

Compradores y productores

La compra y la venta de materias primas suelen realizarse a través de contratos a futuros en bolsas que estandarizan la cantidad y la calidad mínima de la materia prima que se negocia. Por ejemplo, la Bolsa de Comercio de Chicago (CBOT) estipula que un contrato de trigo es por 5.000 fanegas y establece la calidad del trigo que debe utilizarse para satisfacer el contrato.

Hay dos tipos de compradores que comercian con futuros de una materia prima. Los primeros son los comerciantes y productores que utilizan los contratos a futuros de productos básicos para el fin que fueron concebidos originalmente, como cobertura. Estos comerciantes realizan o reciben la entrega de la mercancía real cuando el contrato de futuros vence.

Por ejemplo, el agricultor de trigo que tiene una plantación puede cubrirse contra el riesgo de perder dinero si el precio del trigo cayera antes de la cosecha. El agricultor puede vender contratos de futuros de trigo cuando se planta el cultivo y garantizar un precio predeterminado para el trigo en el momento de la cosecha.

Especuladores

El segundo tipo de comprador de materias primas es el especulador. Se trata de inversores que operan con ellas con el único propósito de beneficiarse de los volátiles movimientos de los precios. Estos compradores nunca tienen la intención de hacer o recibir la mercancía real cuando el contrato de futuros vence.

Muchos de los mercados a futuros son muy fluctuantes y tienen un amplio grado de margen diario y volatilidad, lo que los convierte en mercados muy tentadores para los comerciantes intradía (day traders). Muchos índices de futuros son utilizados por los brokers y los gestores de carteras para compensar los riesgos. Además, dado que las materias primas no suelen cotizar en paralelo con los mercados de renta variable y de renta fija, algunas de ellas pueden utilizarse de forma eficaz para diversificar las carteras de inversión.

Consideraciones especiales

Los precios de las materias primas suelen subir cuando la inflación se acelera, por lo que los inversores suelen acudir a ellas para protegerse en épocas de aumento de la inflación, especialmente la inesperada.

A medida que aumenta la demanda de bienes y servicios, el precio de los mismos sube, y también aquello que se utiliza para producirlo. Como los precios de las materias primas suelen subir con la inflación, esta clase de activos puede servir a menudo de protección contra la disminución del poder adquisitivo de una moneda.

¿Cuál es la relación entre los derivados y las materias primas?

El mercado moderno de materias primas se basa en gran medida en los valores derivados, como los contratos de futuros y los contratos a plazo. Compradores y vendedores pueden realizar transacciones entre sí con facilidad y en grandes volúmenes sin necesidad de intercambiarlas per se. Muchos compradores y vendedores de derivados de materias primas lo hacen para especular con sus oscilaciones de precio con fines como la cobertura de riesgos y la protección contra la inflación.

¿Qué determina el precio de las materias primas?

Al igual que todos los activos, los precios de las materias primas vienen determinados en última instancia por la oferta y la demanda. Por ejemplo, una economía en auge puede provocar un aumento de la demanda de petróleo. La oferta y la demanda de materias primas puede verse afectada de muchas maneras, como las crisis económicas, las catástrofes naturales y el apetito de los inversores.

¿Cuál es la diferencia entre materia prima, valor o activo?

Las materias primas son productos físicos destinados a ser consumidos o utilizados en el proceso de producción. Los activos, en cambio, son bienes que no se consumen con su uso. Por ejemplo, el dinero o una pieza de maquinaria se utilizan con fines productivos, pero persisten a medida que se utilizan. Un valor es un instrumento financiero que no es un producto físico. Es una representación legal (por ejemplo, un contrato) que representa flujos de efectivo generados por actividades económicas (como una acción, que representa las variaciones de capital futura de una empresa).

¿Qué tipos hay?

Las materias primas duras suelen clasificarse como aquellas que se minan o extraen de la tierra. Entre ellas se encuentran los metales, los minerales y los productos petrolíferos (energía). Las materias primas blandas, en cambio, se refieren a las que se cultivan, como los productos agrícolas. Entre ellos se encuentran el trigo, el algodón, el café, el azúcar y la soja, entre otros.