¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión o institución de inversión colectiva es una empresa gestionada profesionalmente que reúne el dinero de muchos inversores para invertirlo a posteriori en acciones o bonos. Su valor, evidentemente, siempre dependerá del valor de los activos que formen parte de él.

Asimismo, los inversores de los fondos de inversión son conocidos como partícipes, ya que adquieren participaciones para poder adherirse correctamente al mismo. Todo el dinero acumulado pasa a formar parte de un fondo común y la gestión pasa a manos de una sociedad gestora.

Cabe aclarar que cada participación representa una pequeña parte del fondo de inversión y para calcular su valor dividiremos el coste de todos los activos del fondo entre el número de participaciones. Al resultado se le conoce como valor liquidativo.

Por tanto, los fondos de inversión son fondos de dinero que se invierten en acciones, bonos, bienes inmuebles y otros activos. Otra característica a tener en cuenta es que pueden ofrecerle la oportunidad de diversificar la cartera y obtener una variedad de oportunidades de inversión diferentes.

¿Cómo funcionan los fondos de inversión?

Los fondos de inversión funcionan comprando valores, bonos y otros instrumentos financieros. Estas inversiones suelen representar una gama de diversas clases de activos. A continuación, el gestor del fondo invierte el dinero con el objetivo de generar rendimiento y beneficio económico para los accionistas. Además, los fondos de inversión suelen cobrar una comisión de gestión que puede oscilar entre el 0,25% y el 2% anual.

Hay que tener en cuenta que es probable que algunas personas no sepan gestionar temas financieros. Y es por ello que la solución más factible pasa por contratar a una entidad especializada en inversiones para que administre eficazmente el dinero. A esta empresa externa que se encargará de la gestión la llamamos sociedad gestora.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que los fondos de inversión pueden estructurarse según varíe el nivel de riesgo, de modo que pueden atender a diferentes tipos de inversores con distintos niveles de necesidades.

De hecho, hay muchas agencias cuya función principal no es otra que la de ayudar a los inversores a saber en qué fondo sería mejor invertir. Una de ellas es Morningstar, que es una de las referentes dentro del sector.

 Por último, es importante conocer quién va a guardar los activos y el dinero del fondo. Normalmente se suele acudir a una entidad depositaria, que será la encargada de salvaguardar todos los activos financieros del fondo de inversión.

¿De qué se compone un fondo de inversión?

Un fondo de inversión está compuesto, generalmente, por los partícipes, la sociedad gestora, la entidad depositaria y las participaciones., A continuación trataremos de resolver la importancia de cada uno de ellos dentro del fondo.

· Partícipes. Son aquellas personas que invierten parte de su dinero en el fondo y, en consecuencia, este capital formará parte del capital común. A cambio, reciben participaciones en proporción a la cantidad de dinero que inviertan. Además, existe una flexibilidad total por parte del fondo. Un inversor puede entrar en él tanto en el momento de su creación como años después y puede retirarse del mismo cuando lo considere oportuno.

  • Sociedad gestora. Administra y gestiona el fondo de inversión y establece la política de actuación. En otras palabras, se encarga de decidir en qué áreas y empresas se invertirá el patrimonio del fondo. Cada fondo cuenta con una propia, pero una sociedad gestora puede gestionar varios a la vez. Suelen cobrar comisiones de suscripción y de reembolso, que fácilmente pueden llegar al 5 %.
  • Sociedad depositaria. Pueden ser entidades bancarias, cajas de ahorro o sociedades de valores. Su cometido principal es salvaguardar todos los activos del fondo.
  • Participaciones. Son las partes iguales en las que se divide el patrimonio de un fondo de inversión.  No obstante, el número de participaciones nunca es fijo, sino que depende de la compra o venta de las mismas, es decir, habrá mayor número o menor dependiendo del funcionamiento del fondo.

¿Cómo se clasifican los fondos de inversión?

A nivel genérico encontramos dos claros ejemplos de fondos de inversión:

  • Fondos de inversión de tipo abierto: Son fondo de inversión que puede crecer hasta albergar tantas participaciones como inversores tenga, pero que luego cierra sus puertas si no hay nuevos inversores para mantener el fondo vivo.
  • Fondos de inversión de tipo cerrado: En él, sus participantes quedan definidos desde un inicio, por lo que estos fondos suelen requerir una inversión inicial antes empezar a estar operativos

Los fondos de inversión, además, pueden clasificarse en cuatro grupos según su objetivo de inversión: de crecimiento, de renta, equilibrados o conservadores.

  • Fondos de inversión de crecimiento: están diseñados para generar ganancias de capital invirtiendo en acciones y otras inversiones que tienen el potencial de revalorizarse con el tiempo.
  • Fondos de inversión de renta: Tienen como objetivo producir ingresos invirtiendo en acciones, bonos y activos líquidos que pagan dividendos.
  • Fondos de inversión equilibrados o conservadores: invierten en valores con precios estables para minimizar el riesgo y pueden ofrecer un nivel constante de dividendos.

También pueden clasificarse por vocación inversora, zona geográfica, por tipo de retorno o riesgo. Lo cierto es que según un área u otra podemos encontrar una tipología muy rica y diversa.

Referencias

Economipedia

Wikipedia

Diccionario bursátil

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Te gustaría aprender a invertir?
¡Bienvenido!

¿Quieres saber más sobre nuestros cursos de bolsa? Prueba las dos primeras horas de nuestro curso GRATIS 😏 https://online.eurekers.com/