Las consecuencia que traerá la fuga de capitales de Rusia

Desde principios de marzo de 2022, con la invasión de Rusia hacia Ucrania aún en ciernes, muchas han sido las empresas, principalmente occidentales, que de motu proprio han decidido abandonar el país. Hablamos de una fuga de capitales de Rusia valoradas en miles de millones de euros.

Si quieres saber las consecuencias que traerá la fuga de capitales de Rusia esto para dichas empresas en bolsa, como se verán afectados los principales índices mundiales (y occidentales) y que valores podrían aguantar bien la embestida que se aproxima, sigue leyendo, porque este post, si que te interesa.

Fuga de capitales de Rusia

Lo cierto, es que solo podemos hablar de un acto espontáneo, en el que unas empresas han ido arrastrando a otras, tal vez en parte sea para corroborar el bloqueo económico de la OTAN a la Confederación Rusa,  pero también en buena parte completamente espontáneo y voluntario. De hecho, ante tal desbandada de empresas de diferentes sectores, es difícil pensar que todo estaba coordinado por organismos superiores.

Así pues, en este éxodo de empresas que han decidido abandonar Rusia, encontramos grandes empresas occidentales en prácticamente todos los sectores estratégicos.

Por un lado, en la parte de la tecnología, gigante digitales como Google o Microsoft han decidido abandonar el gigante euroasiático. A las pocas horas, sus comunicados fueron apoyados por otros dos colosos de la producción de chips, es decir, Intel (la mayor productora de microprocesadores en 2020) y AMD, no volverán a enviar chips a Rusia.

No obstante, esto lo podemos ampliar a otros sectores, y empresas del sector textil como Nike y Adidas han decidido abandonar Rusia. Decisión que también ha sido secundada  por las firmas españolas Tous o Inditex.

Y así podríamos seguir con otros sectores. Han abandonado General Motors, Audi Porsche o Harley-Davison, ExxonMobil, Shell o Total Energies, Maersk o la suiza MSC… y así una sangría que abarca varias docenas de empresas del gran capital occidental.

Más pobreza para Rusia

Con todo, es bastante evidente lo que esto va a suponer para la economía rusa. Toda esta desinversión supondrá la retirada de miles de millones de dólares que generaban un volumen de actividad inmenso, y más en un país dominado por oligarcas como Rusia, y que empleaba a miles de personas.

En consecuencia, miles de rusos (posiblemente millones) de todos los niveles (desde gerentes y Key Account Managers hasta trabajadores más rasos), van a ver como de la noche a la mañana van a perder el empleo y buena parte de los ingresos de los que disponían. Además, otros se verán afectados de forma indirecta, en forma de menores  ventas y volúmenes de negocio más bajos. Por tanto, más paro y pobreza para los ciudadanos rusos, que no es que estuvieran precisamente nadando en la abundancia. 

¿Qué consecuencias traerá para los principales mercados?

En primer lugar, cualquier empresa multinacional, cuando decide abandonar un país, va a realizar una desinversión valorada en miles de millones de dólares. Es decir, miles de millones de dólares que va a dejar de poner en funcionamiento, para producir más. Además, una decisión de este calado puede llegar a ser permanente, sin volver nunca al país. Así pues, esto supondrá un retroceso en el valor de cotización de las empresas, en tanto en cuanto supusiera su presencia en Rusia para su volumen de negocio total.

Inditex perderá casi un 10% de su cota de mercado

Por ejemplo, vamos a explicar cómo afectará esta marcha a Inditex, que contaba con más de 500 tiendas distribuidas por toda Rusia. Hasta que Inditex tomó la decisión de abandonar Rusia, el volumen de negocio de Inditex en Rusia sobre el total de sus ventas era de un 8-9%. Esto significa que a partir de la ahora, el precio de sus acciones debería corregir en el medio plazo a casi un 10% menos de lo que estaba con respecto a antes de que empezara todo el conflicto.  Es tan lógico, como que si pierdes toda esa parte de producción, debes perder toda esa parte de valorización.

Sin embargo, una semana después de abandonar el país presidido por Vladimir Putin, Inditex llegó a dejar casi un 20% de su valor de mercado. Ha llegado a tocar un mínimo que no se vio ni en el crack bursátil que supuso la llegada de la pandemia. Toda esta sobrecaida en el corto plazo se debió tanto a la incertidumbre, por una lado, como al barrido de stops que ocurriría conforme los inversores iban vendiendo por el otro.

Otras empresas correrán la misma suerte

Si esto lo ampliamos a todas las compañías que se han marchado, deberían corregir en la misma medida en la que supusiera su volumen de negocio en Rusia. De este modo, es probable que Nvidia, Microsoft, ExxonMobil… tarden, al menos unos meses, en recuperar sus propios máximos históricos. En consecuencia, si prácticamente todas estas empresas ponderaban buena parte del total de los principales índices, evidentemente la salida de estos mercado ruso y su reducción en la cotización, hará corregir las bolsas en el corto plazo, en más o menos el mismo porcentaje que supusiera para estos índices tener sus principales empresas en el mercado ruso.  

 ¿Ya no habrá más empresas en máximos históricos?

Si la fuga de capitales va a suponer la pérdida de capitalización del mercado ruso ¿será muy difícil ver empresas que rompan máximos históricos? Por supuesto que no, seguiremos viendo empresas romper máximos históricos por dos motivos:

El hecho de que grandes empresas hayan perdido ese porcentaje de volumen de negocio no significa que lo vuelvan a recuperar. Eso sí, deberán ser capaces de repartir todas esas ventas en el resto de mercados en los que siguen presentes o crear nuevos productos y servicios que les abran nuevos mercados. Por ejemplo, si Inditex es capaz de repartir el 9% del volumen de ventas que le suponía el mercado ruso al resto de los mercados donde está presente, Oriente medio, Asia, Europa y América, volveremos a verla cotizar en máximos históricos. Así, el reto que se le presenta es difícil y, si es que lo logra, le costará más de unos meses.

Además, debemos recordar que la gran mayoría de empresas que cotizan, por ejemplo, en la bolsa estadounidense no se han expandido al mercado ruso. A estas empresas aunque de forma muy indirecta la invasión rusa, les podría afectar, no les será tan complicado batir sus propios máximos históricos. Hablamos de empresas jóvenes, de cinco o siete años como mucho,  que aún no les haya dado tiempo a desarrollar planes de acción globales.

En definitiva, la fuga de capitales de Rusia redefinirá el panorama económico y financiero global, forzando a las grandes empresas a reestructurar su actividad. De todos modos, supondrá una oportunidad de crecimiento para pequeñas empresas dinámicas y con ideas más disruptivas. En definitiva, una guerra como el conflicto entre Rusia y Ucrania hace que no haya ganadores, solo perdedores que se empobrecen o perdedores que se empobrecen más todavía.  

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Te gustaría aprender a invertir?
¡Bienvenido!

¿Quieres saber más sobre nuestros cursos de bolsa? Prueba las dos primeras horas de nuestro curso GRATIS 😏 https://online.eurekers.com/