Hasta ahora ya era relativamente común ver robots en el mundo de la hostelería. De hecho, ya hay varios restaurantes en todas las capitales españolas donde podemos ver a robots ejerciendo las veces de camarero. Sin embargo, estos están ahí por humor. Ni son más rápidos, ni más productivos que los humanos, y ni siquiera podrían atender una situación de discrepancia con un cliente… hasta ahora. Así pues, McDonalds (MCD), en un clara apuesta por la robotización, ya ha iniciado una prueba piloto. A finales del pasado 2022 abrió en Forth Worth, Texas, el primer restaurante que estará prácticamente dirigido por robots. Los únicos humanos que trabajarán en el mismo, estarán en cocina.

En él tan solo habrá pantallas con Inteligencias Artificiales donde se efectuarán los pedidos, y añaden desde la compañía que estás serán más eficientes que los humanos, incluso en situaciones de cambios de pedido, intolerancias o demás escenario que se puedan dar.

En el comunicado, la empresa asegura que cumplirá un doble objetivo; por un lado reducirá sus costes para ofrecer un servicio más barato, y por el otro, ganará en calidad del mismo, de tal forma que será “más rápido y fácil”. Sin embargo, a nadie se le escapa que esto va de reducir sus costes laborales, al fin y al cabo, las máquinas no tienen días de descanso, ni derechos laborales  o vacaciones.

Si la prueba resultara exitosa, se abriría un universo de posibilidades donde el empleo en el sector servicios podría empezar a quedarse obsoleto. Un escenario bastante inquietante para países como España, altamente dependiente del empleo en hostelería. De hecho, ya se han empezado a oír voces que claman que si el futuro va hacia la robotización, y cada vez será más difícil competir con los mismos, que los robots empiecen a cotizar impuestos.

De esta forma, al primer CEO Robot, ahora se le une este nuevo restaurante. El futuro se abre camino.