De Bush a Trump: elecciones americanas y volatilidad bursátil

De Bush a Trump: elecciones americanas y volatilidad bursátil

A pesar de las controversias y contra todo pronóstico, Donald Trump se hizo con la victoria para la presidencia de EEUU en las pasadas elecciones del 8 de noviembre del 2016.

Como seguramente sabes, la jornada bursátil tras el triunfo inesperado de Trump, estuvo marcada por una notable volatilidad bursátil en un primer momento. Sin embargo, los mercados pronto volvieron a mostrar los porcentajes de variación habituales unos días después. 

Elecciones americanas vs volatilidad bursátil

Vamos a utilizar una comparativa de los efectos de las cinco últimas elecciones presidenciales norteamericanas en los mercados financieros para explicarte qué es y cómo se interpreta la volatilidad bursátil

De paso, veremos si existe una relación directa entre la celebración de elecciones presidenciales en Estados Unidos y el comportamiento de la volatilidad bursátil.

Para ello, usaremos la cotización del índice SP500, ya que es un índice que, en general, representa muy fielmente el estado de la economía de los Estados Unidos.

¿Qué es la volatilidad en los mercados financieros?

En primer lugar, recordemos que la volatilidad bursátil en los mercados financieros nos muestra el grado de incertidumbre en la evolución futura del precio. Una alta volatilidad nos advertirá de un periodo en el que el valor del activo financiero oscilará muy fuertemente respecto a un valor medio.

Una volatilidad baja, por el contrario, nos advertirá de un periodo en que el activo tiene un precio estable.

¿Y que provoca que aumente o disminuya la volatilidad bursátil?

Principalmente, el miedo o la incertidumbre de los inversores en el futuro.

Este miedo viene muy reflejado en un índice, el VIX, que, en pocas palabras, mide el grado de optimismo ynerviosismo que tienen los inversores. Si la inmensa mayoría de los inversores esperan un periodo tranquilo, el VIX estará es sus valores más bajos y el mercado tendrá una volatilidad muy contenida (señal de que el mercado crece de forma sostenida) . Por el contrario, cuando la incertidumbre en el futuro de los mercado sea alta, el VIX aumentará considerablemente su valor y se desplomarán los mercados si estamos en una tendencia alcista.

Por tanto, un aumento significativo y/o sostenido del VIX va a ir siempre acompañado de un aumento de volatilidad.

Volatilidad en las elecciones americanas desde 2000 a 2016

Bush comienza su candidatura en la Casa Blanca recién estallada la burbuja de las .com y con una polémica controversia en el recuento de votos.

Aunque la economía de Estados Unidos se encontraba entonces en pleno auge, el índice SP500 ya empieza a mostrar los primeros síntomas de una desaceleración económica futura perdiendo distancia a su máximo histórico (valor que no volverá a alcanzar hasta el final de la segunda legislatura de George Bush).

La volatilidad y el VIX en el periodo de elecciones fue un poco elevada, 30% de volatilidad y 24% de VIX, pero acorde con los valores bursátiles que se mantenían durante esos últimos años.  Por tanto, el mercado asumió las elecciones como un trámite, mientras se preparaba para una gran corrección producida por la inmensa burbuja en la empresas tecnológicas.

Elecciones  2 Noviembre de 2004: reelección de George W. Bush

A pesar de que en esa época, Estados Unidos ya estaba inmerso en la guerra contra el terrorismo, el mercado, consciente de la estabilidad política, asumió con calma la nueva legislatura de Bush.

La volatilidad en los mercados se encontraba en sus valores más bajos, afianzando la senda alcista que comenzó en 2003. (Volatilidad 12%, VIX 16%)

Elecciones 4 Noviembre de 2008: Barack Obama

Obama heredó su mandato en la Casa Blanca solo dos meses después de la quiebra del gigante bancario Lehman Brothers.

Las consecuencias de la crisis se agudizaban provocando que el mercado cayera a plomo.  El pánico en los mercados disparaba la volatilidad hasta el 100% y el VIX alcanzaba las cotas más altas de su historia, un 70%.

Estados Unidos era consciente de que se encontraba frente a la mayor crisis financiera desde el crack del 29. El mundo se encontraba frente a una encrucijada.

Obama venía destacando en las encuestas públicas para finalmente, convertirse en el primer presidente afroamericano.

Mirado con retrospectiva, el día de las elecciones fue un pequeño respiro en la vorágine de caídas en las que se encontraba sumido el mercado. Quizás, fue el punto de inflexión que diese la vuelta a esta caída desbocada.

El mercado necesitaba creer en las políticas de Obama.

Elecciones 6 noviembre de 2012: reelección de Barack Obama

De  nuevo el mercado asume con normalidad la continuación de unas políticas conocidas que con algún altibajo, viene recuperándose de la dura crisis del 2008.

Los niveles de volatilidad bursátil y el VIX son bajos afianzando la senda alcista, un 13% y un 18%respectivamente.

Elecciones 8 noviembre de 2016: Donald Trump

El polémico empresario norteamericano Donald Trump ha ganado contra todo pronóstico las últimas elecciones para ocupar la Casa Blanca. Hereda un mercado en sus máximos históricos, reflejo del buen estado de la economía norteamericana, aunque en el mundo no sea el mismo.
Durante la última fase de las elecciones, el miedo se extendió ligeramente en los mercados, disparando levemente el VIX, pero sin modificar la baja volatilidad de fondo, un 7% de volatilidad y un 14% de VIX.

Después de analizar cada caso, podemos concluir que no parece existir una relación directa entre unas elecciones presidenciales en Estados Unidos y las variaciones en la  volatilidad bursátil.

Los movimientos que se han producido en esas fechas ya venían provocados por acontecimientos anteriores y la elección de los presidentes no afectó ni auguró cambios de tendencia. Ni siquiera con Trump.

¿Te llama el mundo bursátil pero careces de experiencia en bolsa? Comienza a rentabilizar tu dinero aplicando el método de los mejores inversores, el método Eurekers.


 

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Compártelo!

 

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.