Finalmente la inflación cerró 2022 en torno al 8,5%, lo que significa que en un año todas las personas que tenían dinero ahorrado en el banco, empezarán 2023 con un 8,5% de media menos. Un dinero que es, en términos reales, un trasvase de riqueza de los ahorradores, hacia los recaudadores, o bien vía impuestos, o bien, vía compras más caras -que luego supondrán una mayor recaudación-.

Sin embargo, el dato más preocupante no es ese, sino que aproximadamente el dinero que tienen todos los ciudadanos de España en sus cuentas bancarias asciende a 1 billón de euros (europeo). Es decir, un billón de euros, que ha sido devorado por la inflación, perdiendo casi un 10% de su valor durante el último año.

Un grave hecho que va en la dirección que se busca, trasladar el valor de nuestros ahorros a manos de nuestros dirigentes. Y es ahí donde entra el valor de la cultura financiera y de la inversión

¿Por qué invertir en lugar de ahorrar?

Solo con que tuviéramos parado nuestro dinero, tal y como tenemos ahora, en inversiones de renta fija tan seguras como bonos o letras del Estado , podríamos estar recibiendo entre un 2,3% (España) y un 4,5% (EEUU) de interés anual.

Una inversión para la que no tendríamos que hacer nada, y nuestro dinero estaría prácticamente garantizado. Al fin y al cabo, ya que los políticos buscan, vía inflación, apropiarse de nuestros ahorros, por lo menos que les sea un poquito más caro que si solo mantenemos nuestro capital parado en el banco.

Sin embargo, es cierto que esto no es suficiente para batir a la inflación y mantener el valor de nuestra riqueza, hecho para el que se requiere una mayor formación en finanzas. Una forma de batir a la inflación es a través de la inversión en bolsa desde el largo plazo y la sensatez. Después de todo, obtener una rentabilidad anual superior al 8,5% no siempre es fácil, y solo se puede conseguir mediante una estrategia probada y consolidada.