Feroz atraco a los autónomos.

¿Eres autónomo? ¿Te gustaría poder trabajar por tu cuenta, siendo tu propio jefe? Esto te interesa. El Gobierno ha puesto sobre la mesa una reforma fiscal que afectará a los autónomos. Con vistas a tratar de proteger una Seguridad Social ya quebrada, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, Jose Luis Escrivà, ha propuesto una subida a las cotizaciones de los autónomos. Por término medio hará que se pague hasta un tercio de lo que ingresan.

Esto es un auténtico atraco a los emprendedores de España que únicamente va a conseguir es fomentar la economía sumergida y profundizar en la destrucción del empleo asalariado. España así se consolidará como infierno fiscal para nuestros autónomos que, en comparación con el resto de Europa, están sometidos a impuestos sobredimensionados.

Reforma fiscal autónomos. Un atraco en diferido.

Hasta este año 2022, la cuota mínima a la Seguridad Social a la que se acogían más del 80% de los autónomos en España era de 294 euros mensuales, unos 3.500 euros al año. Esta cuota es fija y no tiene en cuenta el beneficio real de la actividad económica que se realice.

En este sentido, lo que plantea el Gobierno es que a partir de 2023 los autónomos no puedan cotizar por el actual tipo más bajo, el «régimen general de los autónomos». De esta forma, los autónomos deberán pagar una cuota con base en su tramo de ingresos dentro de una escala que contempla más de 10 tramos distintos. Se formará así una espiral alcista de impuestos al trabajos, que, en algunos casos, supondrá un aumento de más del 300% durante los próximos 7 años.

¿Y cuánto tiene previsto el Gobierno que acaben pagando los autónomos una vez que el sistema de cotización, que entra en vigor en 2023, esté plenamente implantado en 2031?

Figura 1. Fuente: El País

En la figura 1 podemos observar que en 2031 los únicos beneficiados serían los que ingresan menos de 900 euros al año. En este caso, descendería la cuota hasta 110 euros alcanzando un mínimo de 184. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de personas por debajo de dicho umbral ni siquiera cotizan en el régimen de autónomos, por lo que es una mejora irreal.

En cambio, aquellos que ingresen más de 900 euros, que son la mayoría de los autónomos que cotizan, los tramos irán subiendo de tal forma que en 2031 acaben pagando entre un 25% y un 33% de sus ingresos mensuales en concepto de cuota de autónomos. Esto es un auténtico atraco porque no tiene en cuenta que los ingresos no son beneficios y que el Estado seguirá quitando mucho más dinero en concepto de otros impuestos como IVA, patrimonio, suministros… ¡Todo un expolio que lo único que va a conseguir es desincentivar la inversión en un país de 3 millones de funcionarios y 9 millones de pensiones públicas!

Las consecuencias no previstas de las elevadas cuotas a los autónomos

El Gobierno ha defendido el expolio ante la subida de tales cuotas como mecanismo para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones. Su objetivo es ofrecer unas previsiones de ingresos fiscales fututos hinchadísimos, según la recaudación actual, para incrementar el gasto en el momento presente.

El problema es que rara vez estas previsiones acaban cumpliéndose, ya que no tienen en cuenta los efectos que sus propias intervenciones provocan:

1 – Menor inversión

Al ser can caro emprender, muchas personas podrían preferir ser asalariadas y no verse con la soga al cuello constantemente. Así, en general, se produciría una menor inversión en el país y los ingresos fiscales no acabarían siendo los esperados.

2 – Menor valor añadido

Tales desincentivos producirán que grandes ideas que podrían haber prosperado acaben perdiéndose o huyendo de España. Esas personas, o emigrarán a otros países con la fuga de talento (y capital) que conlleva, o directamente no emprenderán, lo que contribuirá a concentrar, aún más, la masa de asalariados y funcionarios.

3 – Menor empleo

Actualmente los autónomos generan unos 4 millones de puestos de trabajo. Estas trabas fiscales al emprendimiento maltratarían el empleo asalariado, descendiendo el número de empleos, precarizando el trabajo o directamente cayendo en economía sumergida. Es lógico, si el Estado se lleva un tercio de la recaudación, no se le puede pagar tanto al trabajador.

¿Cómo es la situación de los autónomos en otros países europeos?

Lo cierto es que una vez más, España se encuentra a la cola de crear facilidades al emprendimiento local a pequeña escala. No en vano, si a gran escala somos una de las economías de la OCDE con menor libertad económica, a pequeña escala la situación no varía mucho, veamos algunos ejemplos:

Reino Unido

En Reino Unido, como en España, va por tramos, pero muchos más simples y no tan abusivos:

  • Si no ingresas más de 7.800€ al año (es decir 6.475 libras), no tienes que pagar nada.
  • Si te encuentras en el umbral de entre 7.800€ y 11.500€ al año (es decir, entre 6.475 y 9.500 libras), tendrán que pagar 3,05 libras a la semana, esto viene a ser unos 14€/mes.
  • A continuación, existe un tercer tramo (en el que se encuentran la gran parte de los autónomos ingleses) entre 11.500 € y 60.000€ (entre 9500 y 50.000 libras) para el cual deberían pagar una cuota del 9% de los BENEFICIOS.
  • Por último para los autónomos que generen más de 60.000€ anuales (es decir, mas de 50.000 libras), deberán abonar el 2% de los BENEFICIOS.

Como curiosidad, en Reino Unido no se exige un capital mínimo para montar una Sociedad de Responsabilidad Limitada

Dinamarca

En Dinamarca puedes darte de alta como autónomo por internet, y de forma 100% gratuita. No hay cuotas mensuales, ya que el pago de impuestos se basa en un tramo de beneficios que va desde 25, al 50%. Esta cuota incluye la cuota a la seguridad social, así como, prestaciones por desempleo, maternidad, etc.

Portugal

En Portugal, los autónomos no tienen que pagar cuotas mensuales, al igual que tampoco pagan  IVA. Por contra, todos los autónomos deben contribuir con un tipo único del 24,5% de sus ingresos anuales en impuestos. Un modelo muy similar al que tiene Italia.

Holanda

En los Países Bajos los autónomos pagan 50 euros al mes, independientemente de los ingresos generados. A esto hay que añadir 100 euros extras de seguro médico. En total, 150€ mensuales que pueden ser complementados con más seguros estatales o planes de pensiones públicos.

Alemania

Y en Alemania, la cuota de autónomo es de 140 euros si se ingresan más de 1.700 euros al mes, pero con la obligación adicional de contratar un seguro médico que puede costar entre 150€ y 240€ (hasta un máximo de 600€). Quienes ingresen menos de 1.700€, están exentos de pagar cuota.

En definitiva, vemos como España es uno de los infiernos fiscales europeos para todas aquellas personas que buscan auto emplearse o crear valor por su propia cuenta, y precisamente por eso, la fuga de capitales y talento de todos aquellos profesionales que puedan deslocalizarse (como youtubers o profesionales digitales) continuará existiendo.

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Te gustaría aprender a invertir?
¡Bienvenido!

¿Quieres saber más sobre nuestros cursos de bolsa? Prueba las dos primeras horas de nuestro curso GRATIS 😏 https://online.eurekers.com/