Lituania ya es tan rica como España en renta per cápita. Y cada vez más países están igualando, e incluso superando a España en términos de riqueza y bienestar de sus ciudadanos. Así pues, Estonia, Lituania y República Checa son algunos ejemplos de países que han logrado avances significativos en las últimas décadas, incluso a pesar de partir desde muy atrás, tras la desintegración de la URSS y las cenizas económicas que dejó. De este modo, la clase política ha dejado España a la cola de Europa.

De esta forma, según datos de la Comisión Europea la renta per cápita en España, no habrá crecido prácticamente nada (un 0,7%) en el periodo 2019-2024 siendo la economía de la Eurozona que menos crecerá, y casi lo mismo (un 0,2%) en los últimos 15 años, es decir desde 2007 a 2022.

Esto contrasta con el crecimiento, en renta per cápita de los últimos quince años, pese a haber compartido los mismo problemas, una crisis financiera y una pandemia, de potencias como Alemania (12%) o Francia (6%), pero también de países como Lituania, Estonia o Eslovaquia con un 51%, 28% y 32% respectivamente. Crecimiento que justifica que dichos países ya hayan igualado a España en términos de riqueza y se dispongan a superarla en pocos años.

¿Qué ha pasado en España para que no hayamos podido continuar creciendo al ritmo que íbamos?

La respuesta es simple: En los últimos treinta años, década tras década, hemos visto desfilar a los políticos más incompetentes y corruptos, que han demostrado ser incapaces de desarrollar planes estratégicos a largo plazo. En lugar de eso, han optado por tomar decisiones a corto plazo que solo han beneficiado a determinados grupos pequeños que les permitían poder mantenerse 4 años más en el poder, a costa de dejar a España a la cola de Europa.

¿Tal vez haya llegado la hora de, en lugar de estar discutiendo a todas horas con el «y tú más», mirar hacia estos países eslavos para ver qué es lo que han estado haciendo bien y ver si podemos aprender algo?