Las IA continúan con su imparable avance, ante lo que podría ser la gran revolución de esta década. Si hace unas semana os anunciamos que la empresa Netdragon Websoft usaría un asistente virtual como primer CEO robot, recientemente Open AI, ha anunciado el lanzamiento de su nuevo modelo, GPT-3, text-davinci-003, también conocido como Chat GPT, en versión beta. Una versión mejorada que será capaz de interactuar con los usuarios a través de un chat con respuestas más largas y menos redundancias, escribir poemas, dar consejos o crear eslóganes.

Así pues, Open AI es una organización de investigación en inteligencia artificial creada con el objetivo de desarrollar y promover tecnologías de IA a través de técnicas avanzadas de aprendizaje profundo y automático .La entidad, es una organización sin ánimo de lucro, fundada en 2015 por personas de la talla de Elon Musk (fundador de SpaceX, Tesla y propietario de Twitter), o Reid Hoffman (cofundador de LinkedIn).

Sin embargo, debido a la perfección de esta última actualización (aún en fase beta),se ha llegado a aventurar el posible fin de la hegemonía de Google.  Hasta ahora, este buscador nos han facilitado la vida, dándonos la mejor respuesta disponible en una web pre-existente, pero ¿y si en lugar de facilitar la mejor respuesta escrita por un ser humano, Open AI nos devolviera su propia respuesta llendo al grano de forma más completa y asequible?

Sin embargo, las dudas van más allá. ¿Y si este pudiera ser el principio del fin del periodismo? O más aún, de la docencia impartida por humanos. Al fin y al cabo, se trata de una IA que es capaz de aprender y -con el tiempo- aportar información científica mucho más rigurosa, y sin sesgos ideológicos. A día de hoy, según el profesor Juan Ramón Rallo, “el nivel académico de las respuestas de Open AI, es el equivalente al de un estudiante de bachiller o primero de carrera”.

De hecho, en palabras de su propio chatbot, a la pregunta de si una IA acabará sustituyendo a profesores y periodistas ha respondido:  “Open AI puede ser una herramienta útil en el ámbito educativo y periodístico, pero es poco probable que pueda sustituir completamente a los profesores y periodistas debido su capacidad de adaptarse a situaciones y contextos cambiantes, así como resolver problemas de forma creativa”.

El futuro se abre camino.