Caída de acciones a cero: empresas españolas que dejaron de cotizar

Caída de acciones a cero: empresas españolas que dejaron de cotizar

En la bolsa, estamos acostumbrados a ver acciones que suben y bajan. Al alza, el precio no tiene límites, pero a la baja, la cotización pisa el freno cuando llega a cero. En Estados Unidos, hemos visto bastantes casos de caídas de acciones a cero, normalmente por quiebra de la empresa. Pero, ¿qué pasa con España?

Vamos  a recordar acciones españolas que bajaron a cero en los últimos ocho años. En algunos casos, las empresas han vuelto a cotizar. En otros, es posible que lo hagan con mucha suerte.

1.Martinsa Fadesa (2008)

Fue una de las mayores inmobiliarias de España. Empezó a cotizar en bolsa en 2007, cuando la coyuntura ya era desfavorable para el sector. Cuando, en 2008, pinchó la burbuja inmobiliaria, Martinsa Fadesa se convirtió en la primera inmobiliaria cotizada en presentar un concurso de acreedores, tras acumular una deuda superior a los 3.000 millones de euros.

La empresa fue suspendida en bolsa durante siete años, hasta que fue excluida en octubre de 2015, por haber entrado en proceso de liquidación.

2. Dogi (2009)

Esta compañía  textil española, fundada en 1954, con plantas productivas en cinco países, en 2008, presentaba unas pérdidas totales de 83,7 millones de euros. En mayo de 2009, fue suspendida de cotización, tras presentar suspensión de pagos. Volvió al parqué cinco años después, con una caída del 62% el día de su regreso.

3. Nyesa Valores Corporación (2010)

Surgió de la fusión de la inmobiliarias Nyesa e Inbesòs, que optaron por integrarse para tratar de superar el pinchazo de la burbuja inmobialiaria, que se había traducido en una deuda de 650 millones de euros. Pero no funcionó: la CNMV la suspendió de cotización en junio de 2010.

4. Indo (2010)

Esta firma catalana fue uno de los mayores fabricantes de lentes. Pero, en los años de la crisis, empezó a tener pérdidas y tuvo que presentar suspensión de pagos en 2010, tras lo cual fue suspendida de cotización.

En octubre de 2015, la CNMV excluyó de negociación las acciones de Indo de las bolsas de valores de Madrid y Barcelona, así como del Sistema de Interconexión Bursátil, al haberse abierto la fase de liquidación.

5. Banco de Valencia (2011)

No podía faltar un caso del sector bancario en este listado de acciones que bajaron a cero. En noviembre 2011, se desveló que Banco de Valencia, integrado en el Banco Financiero y de Ahorros (matriz de Bankia), acumulaba una deuda de 600 millones de euros.

Las acciones de la entidad fueron suspendidas de cotización hasta que, a finales de ese mes, fue intervenida por el Banco de España.

6. Española del Zinc (Zinsa – 2011)

La productora de derivados del zinc, fundada en 1956 y con sede en Cartagena, fue suspendida de cotización en enero de 2010, después de una larga crisis. En octubre de 2011, esta acción quedó excluida de bolsa.

7. Cleop (2012)

La Compañía Levantina de Edificaciones y Obras Públicas (Cleop), fue suspendida de cotización en 2012, después de solicitar el concurso voluntario de acreedores, con más de 100 millones de euros de deuda. En 2014, la constructora valenciana salió del concurso y prevé volver a cotizar en breve.

8. Corporación Dermoestética (2013)

La cadena de clínicas de tratamientos estéticos más conocida de España, debutó en bolsa en julio de 2005 a 9,1 euros la acción. A principios de 2013, tenía unas pérdidas de 2,1 millones de euros. En junio de ese año, fue excluida de la bolsa, después de que su presidente, José María Suescun, lanzara una opa de exclusión. Más de veinte millones de acciones fueron dados de baja de negociación con un valor nominal de 0,10 euros.

9. Pescanova (2013)

Estaba considerada la segunda empresa nacional de Galicia, tras Inditex, por su rentabilidad y su capacidad de innovación. En 2013, entró en concurso de acreedores y la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) suspendió su cotización. Su deuda superaba los 4.200 millones de euros, que no se conocía al haber llevado una doble contabilidad.

10. Reyal Urbis (2013)

Otra inmobiliaria española cotizada que quebró con la crisis de la construcción. Sus títulos fueron suspendidos de negociación en 2013, tras solicitar concurso voluntario de acreedores, con una deuda de 3.600 millones de euros.

11. Renta Corporación (2013)

El grupo inmobiliario catalán empezó a cotizar en bolsa en abril de 2006. En 2013, se declaró en quiebra y fue suspendida de cotización. Volvió a cotizar en diciembre de 2014, manteniendo una baja capitalización y una larga racha de cierres a la baja.

12. La Seda de Barcelona (2013)

Esta compañía química fue suspendida de cotización de junio de 2013 a noviembre de 2015, fecha en la que entró en fase de liquidación y sus acciones fueron excluidas de negociación.

13. Sniace (2013)

En 2013, la CNMV suspendió cautelarmente la cotización de esta empresa española dedicada a la producción de celulosa, que había solicitado concurso de acreedores con una deuda de 150 millones de euros. Dos años y medio después, la empresa volvió a cotizar, aunque la CNMV advirtió de su viabilidad y riesgos. Desde su vuelta, el precio máximo alcanzado por sus acciones ha sido de 0,36 euros.

14. Lumar Natural Seafood (2013)

La compañía gallega dedicada a la comercialización de productos del mar, que cotizaba en el Mercado Alternativo Bursátil desde 2011, vio sus acciones suspendidas de contratación en dos ocasiones -2013 y 2014- por no presentar las cuentas anuales.

Aunque encontró crédito al margen de la banca para superar sus dificultades económicas, quedó excluida del MAB en febrero de 2016.

15. Let´s Gowex (2014)

Esta empresa española especializada en la instalación de zonas de conexión wifi gratuitas, protagonizó uno de los mayores escándalos bursátiles de los últimos tiempos, que afectó a más de 5.000 inversores.

Empezó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil en marzo de 2010 y llegó a valer en bolsa dos mil millones de euros. Pero, en 2014 se descubrió que el 90% de los ingresos que la empresa declaraba percibir en sus cuentas anuales era irreal. Desde el 3 de julio de 2014 está suspendida de cotización.

16. Vértice 360º (2014)

La filial audiovisual del grupo Avanzit salió a bolsa en 2007, año en que obtuvo un resultado bruto de explotación de 54,5 millones de euros. Sin embargo, la ralentización de las actividades de cine y televisión le llevó a tener unas pérdidas que, en 2013, alcanzaron los 68 millones de euros.

En abril de 2014 Vértice 360º presentó concurso voluntario de acreedores y fue suspendida de cotización.

17. Zinkia (2014)

Conocida mundialmente por ser la productora de la célebre serie infantil Pocoyó, fue suspendida de cotización en febrero de 2014 tras presentar un pre-concurso de acreedores. Volvió al parqué en noviembre de 2015, tras aprobarse  el convenio de acreedores de la compañía.

18. Fergo Aisa (2014)

Otra inmobiliaria que quebró con la crisis de la construcción. En julio de 2014, esta empresa catalana presentaba concurso de acreedores con una deuda de 300 millones de euros. En enero de 2015, la CNMV excluyó sus acciones de negociación por incumplir sus obligaciones de remisión y publicación de información al regulador bursátil.

Su presidente, Carlos Fernández, fue imputado por vender 600.000 acciones en 2012 ocultando que la compañía ya estaba en quiebra.

Te habrás dado cuenta de que muchos de estos casos de caída de acciones a cero coinciden con los peores años de al crisis financiera. Aunque también es cierto que, en algunos, influyó la mala gestión o el fraude contable.Te preguntarás qué sucede con los accionistas de una empresa que es suspendida de cotización por alguna de las razones que hemos expuesto. Pero esto mejor lo dejamos para un próximo artículo.

Mientras tanto, puedes seguir leyendo más información sobre la inversión en bolsa en el blog de Eurekers.

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.