Lucía Vilar: emprendedora con la ayuda de la bolsa

Lucía Vilar: emprendedora con la ayuda de la bolsa

En el caso de la inversora de Eurekers Lucía Vilar, se puede afirmar sin titubeos que la bolsa le cambió la vida.

Tras sufrir un ERE el laboratorio farmacéutico en el que trabajaba, se replanteó su futuro. Fue entonces cuando realizó nuestro curso de bolsa y se animó a invertir tomando sus propias decisiones.

Con la plusvalía conseguida, emprendió un proyecto que le gustaba mucho y que se alejaba totalmente de lo que había hecho hasta el momento: abrir una galería de arte.  

Conoce de cerca el caso de éxito de Lucía.

La bolsa te da «mucha libertad»

Probablemente, si la bolsa no se hubiera cruzado en su camino, Lucía Vilar no hubiera podido poner en marcha su proyecto. O quizás lo hubiera hecho, pero con ciertas privaciones.

En cambio, el dinero extra que le aportaron sus inversiones con la metodología de Eurekers le permitió cumplir su sueño, que lleva el nombre de Pepita Lumier. Esta galería de arte ocupa hoy un lugar destacado en el panorama cultural valenciano.

Por eso, Lucía piensa que invertir en bolsa a largo plazo «te da mucha libertad», ya que «nunca estás pensando que no puedes gastarte algo o no puedes destinar una partida de dinero a algo porque la vas a perder; sabes que, de alguna forma, eso es un engranaje y va funcionando».

Un cambio de rumbo

Antes de poner en marcha la galería de arte, Lucía Vilar, licenciada en Farmacia, trabajaba en un laboratorio. Con la crisis, su sector sufrió muchos recortes y en su empresa hicieron un ERE. 

Fue entonces cuando nuestra alumna de Valencia, que se considera una persona «muy inquieta», se planteó un cambio de rumbo. «Lo que me llevó al curso de Eurekers fue explorar un campo que no era el mío«- recuerda Lucía, quien afirma que el curso le sorprendió muy gratamente y que «fue un acierto». 

Madrigal «te enseña una actitud»

Entre las cosas que más le gustaron del curso de bolsa, Lucía Vilar destaca que José Antonio Madrigal «sabe extraer muy bien los conceptos para que alguien que no tiene ni idea de economía entienda perfectamente lo que tiene que hacer», pero no solamente en la parte técnica, sino también en la emocional, sobre todo para «no dejarte llevar por algo tan irregular como la bolsa».

Y es que Lucía, cuya forma de ver las cosas coincide con la filosofía que Madrigal transmite en el curso, cree que el fundador de Eurekers «aporta una visión global que es importante». «Aprendes de bolsa, pero, en general, te enseña una actitud«- señala.

Esa actitud a la que se refiere nuestra alumna, que hizo el curso de bolsa en 2012, consiste principalmente en «no correr más de lo que toca» y «en ser muy escrupuloso con las cosas que hay que hacer, porque si están así marcadas es por algo». Se trata- dice- de «relativizar las cosas», ver los recursos que tienes para superar los contratiempos y, en definitiva, «tener paciencia», tanto en la bolsa como en la vida.


Acompañada por la comunidad Eurekers

En 2017, Lucía Vilar tuvo un rentabilidad en bolsa del 27,39%. Para llegar a este resultado, le ha ayudado mucho el hecho de ser miembro de la comunidad de inversores particulares de Eurekers.

«Está muy bien que haya una comunidad de gente que comparta contigo una forma de hacer las cosas y que, en un momento dado, ante cualquier duda, si necesitas ayuda, puedas preguntar»- apunta Lucía. Asimismo, destaca la gran utilidad que para ella tienen las herramientas de inversión con las que cuenta la plataforma de Eurekers, como el Graficador o el Buscador de valores, con las que «te puedes manejar muy bien estando en un nivel no profesional».

De hecho, nuestra alumna no necesita dedicarle mucho tiempo a la bolsa, tan solo «lo que requiere la revisión de los valores y ver si tienes que poner el stop o tienes que cambiarlo».

Aunque no sabe lo que pasará en el futuro ni dónde estará su galería de arte, Lucía sí espera seguir haciendo «proyectos nuevos» y «cosas diferentes».

Lucía Vilar: emprendedora con la ayuda de la bolsa
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

error: Acción bloqueada.