Estrategias de inversión para aprender a invertir en bolsa

Empresas en máximos históricos

Estos han sido los valores bursátiles más destacados del mercado a lo largo de la semana, los cuales mostramos en el siguiente informe como mera información, no como recomendación para sus inversiones futuras.

Gráfico de valores destacados: AVHOL.IS

AVHOL.IS (Avrupa Yatirim Holding AS) Despegamos este informe semanal a lo grande, destacando este valor de Turquía. Se ha revalorizado aproximadamente un 3017% en dos años y un 870% en tres meses. ¡Espectacular! Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: ALBRK.IS

ALBRK.IS (Albaraka Turk Katilim Bankasi AS) Continuamos el informe semanal destacando este valor con sede en Turquía. Se ha revalorizado aproximadamente un 163,87%% en dos años y un 10,53% en tres meses. Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: KRUS

KRUS (Kura Sushi USA Inc) Una semana más, continuamos con este increíble valor que cotiza en el NASDAQ. Se ha revalorizado aproximadamente sobre un 90,97% en dos años y un 47,62% en los últimos tres meses. Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: HDSN

HDSN (Hudson Technologies, Inc..) Y, como siempre, terminamos el informe con otro valor que cotiza en Nasdaq y que sigue destacando. Esta empresa se ha revalorizado aproximadamente sobre un 166,48% en dos años y sobre un 17,22% en tres meses. Tendencia actual: Alcista.


Sabías que...

¿Sabías qué… qué fue la burbuja financiera de La Compañía del Mississippi (3/3)

Y cerramos este serial de grandes burbujas financieras de los siglos XVII y XVIII, con una historia tremenda, que muchos historiadores marcan como la semilla que acabaría con la institución monárquica francesa unos 60 años después.

Corría el año 1715 cuando, a la muerte del Rey Sol Luis XIV, Francia estaba arruinada y a punto de declarar la bancarrota en sus obligaciones de deuda. Nuevamente, la Guerra de Sucesión Española le había salido muy cara, y pese a las cercanías con la Casa de Bourbon, Felipe V, no estaba dispuesto a otras cosa que no fuera gestionar y agrandar el imperio español, nada de favoritismo, ni a ingleses, ni a franceses.

Además, a esto se le suma que al Rey Sol, no le iba mucho eso de la frugalidad, y no reparaba en gastos, con tal de cenar cada noche exquisitos manjares.

No obstante, tras su muerte, entra en escena como Rey Regente de Luis XV, quien apenas contaba con 5 años, Philippe de Orleans.

Para ese año, la deuda francesa era cercana a los 3.000 millones de libras francesas, y para que nos hagamos una idea, por aquellos años, la corona no era capaz de recaudar más de 145 millones de libras. La situación era pírrica.

Desesperado, Philippe de Orleans contactó con un viejo amigo que tenía ideas bastante disruptivas para la época -hoy se llevan a cabo con demasiada frecuencia-, el matemático John Law, un empedernido jugador de cartas, y adicto a las salas de alterne, quien tras ser expulsado de Escocia, gracias a su habilidad para el juego, pudo viajar por las principales capitales europeas, como Venecia -donde conoció al Rey Regente- o Amsterdam, donde plasmaría la importancia de su pensamiento económico.

Así pues, bajo su panfleto Consideraciones sobre el Dinero y el Comercio, rechazado por los holandeses, pues sabían en que acababan ideas como las suyas, -ya que 100 años antes habían experimentado la burbuja de la tulipomanía- crearía en Francia una de las mayores burbujas financieras.

De esta forma, ya en Francia y contactado por el Rey Regente, Philippe de Orleans, empezó a desarrollar su plan.

Por aquella época, la mayoría de intercambios eran en monedas de oro y plata, así que para fomentar el comercio y que la economía creciera, había que inyectar más dinero, aunque no se tuviera en posesión el respaldo físico de metales. Vaya, ¿Os suena esta historia, no?

De esta forma, el 1716 creó el Banco General Privado, y el Rey Regente autorizó a Law a emitir papel moneda, con respaldo en nada. Y por cierto, esta fue la forma en la que nació el dinero fiduciario actual. Es decir, los billetes que hoy llevamos todos en cartera con cargo a nada. Así que ya sabéis a quién agradecerle tal invento.

Como suele pasar con las grandes burbujas -recordáis la puntocom de los años 90 o la más reciente de 2021-, al principio todo fue bien, esto del papel moneda, era un inventazo, el crédito recién impreso dinamizó la economía, el comercio prosperó, y el empleo florencia por toda Francia.

Así, en 1718, el banco que creó Law, pasaría a ser algo como el Banco Central de Francia, y Law su Director General. La gente cambiaba voluntariamente sus metales por papelitos, que eran mucho más cómodos, fáciles de manejar y cuantificar.

Pero no era suficiente, al igual que hicieron los holandeses con la VOC, o los ingleses con la Compañía de los Mares del Sur, Law, propuso al regente de Francia la creación de una gran empresa pública para explotar las colonias de Francia en Luisiana. Con todo, ese mismo año nació la Compañía del Mississippi.

Y en fin, el plan era sencillo, vender acciones de la compañía a cambio de los beneficios futuros que esta conseguiría gracias a la explotación de las riquezas de las colonias.

Para ello, Law se inventó toda clase de estrategias; empezó a filtrar rumores de que por toda Luisiana había grandes minas de oro, solo aceptaba como pago de sus acciones bonos de deuda de Francia, lo que causó un furor de la propia población por el bono de deuda francés -que hace unos año no valía nada-, y como él era el banquero central de Francia, si por una de aquellas veía que el precio de las acciones del la Compañía del Mississippi se estancaba, sin problema, imprimía más billetes para conceder préstamos baratos, para que los franceses compraran más bonos que intercambiar por acciones. Ingenioso, ¿verdad?

Lo cierto es que todo iba como la seda, la economía se había recuperado, y las acciones crecían en vertical, todo ciudadano francés, fuese campesino o noble, quería una de estas acciones. Para que nos hagamos una idea, el precio de una acción de esta empresa monopolista pasó de 150 libras en 1717 a más de 18.000 para 1719

Tal era su confianza en sí mismo, que más abajo de esta newsletter os dejamos con una frase que, convencido de ser todo un Rey Midas, solía repetir como mantra.

Sin embargo, para 1720 llegaron los problemas. Muchos franceses querían más, y en lugar de invertir en la Compañía del Mississippi, se fueron a Luisiana en busca de fortuna. Y lo que allí encontraron, acabó literalmente con el 90% de sus vidas.

Allí no había minas de oro, ni diamantes, ni nada parecido. Lo único que había eran pantanos y mosquitos, mosquitos que además transmitían enfermedades contra las que los colonos europeos no tenían inmunidad.

A la vuelta de los pocos supervivientes que quedaron, la noticia corrió como la pólvora, el valor de las acciones de la Compañía del Mississippi, estaba sustentado en literalmente nada.

Con todo, para mediados de 1720, y con una inflación ya disparada gracias a la acuñación de papel moneda respaldado por nada, un importante noble francés quiso vender todas sus participaciones, e igual de vertical que fue la subida, acabó siendo la bajada.

Para frenar tal sangría Law se inventó de todo, prohibió la posesión de metales preciosos en casa -incluso se hicieron registros- y dejó de convertir las acciones por billetes. Daba igual, la hiperinflación campaba a sus anchas y ya nadie confiaba en su empresa, por lo que la huida de capitales de Francia fue atroz.

De hecho, en un último intento por recuperar el valor de su reciente papel moneda, y del precio de las sus acciones, en 1721 se ordenó una importante quema de billetes de más del 70% del papel moneda que había en circulación. De nada sirvió.

Los ciudadanos franceses lo habían perdido todo, el Banco Central Francés no permitía sacar oro, ni metales preciosos, y toda Francia pedía la cabeza del matemático jugador de cartas. Con todo, John Law huyó de Francia -nuevamente a Venecia- con un diamante como último testigo de lo que en su día fue, la persona más poderosa de Francia. Murió en la ciudad veneciana unos pocos años después, en 1729, bajo la más absoluta pobreza.

La crisis tanto inflacionaria, como de deuda duraría décadas, y hay historiadores que afirman que fue la semilla que acabaría con la cabeza de Luis XVI, rondando por la plaza de la Revolución (actual Plaza de la Concordia) en 1793.

Historias como esta nos deberían recordar la poca confianza que deberíamos tener en los poderes públicos, ya que si se financian de la población, raramente sus intereses son los mismos, que los de sus súbditos.

Si os parece, cerramos con esta última historia este serial de newsletter sobre burbujas financieras históricas. ¿Qué os ha parecido?


Dicho Bursátil

La economía soy yo

John Law


Direccionalidad del mercado

En el siguiente gráfico se muestra el número de valores en máximos y mínimos existentes en el mercado durante los dos últimos meses.

A continuación los nuevos valores en máximos y mínimos de la última semana:


Acciones más rentables

En la siguiente tabla se pueden observar los valores más destacados del mercado durante la última semana, el último mes y el último trimestre.


Bolsa animada

https://youtu.be/JtleQJ0Ghb8


Categorías


La información contenida en este portal web es meramente informativa y no pretende ser una recomendación para sus inversiones. Cada persona física deberá corroborar y decidir las inversiones más propicias para la gestión de su capital. Los análisis realizados contemplan 2 años históricos para que la información sea más comprensible visualmente. Además las escalas utilizadas son logarítmicas.