Estrategias de inversión para aprender a invertir en bolsa

Empresas en máximos históricos

Estos han sido los valores bursátiles más destacados del mercado a lo largo de la semana, los cuales mostramos en el siguiente informe como mera información, no como recomendación para sus inversiones futuras.

Gráfico de valores destacados: WFRD

WFRD (Weatherford International PLC) Despegamos este informe semanal a lo grande, destacando este valor de USA. Se ha revalorizado aproximadamente un 324% en dos años y un 20% en tres meses. Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: PXT.TO

PXT.TO (Parex Resources INC) Continuamos el informe semanal destacando este valor con sede en Canadá. Se ha revalorizado aproximadamente un 158% en dos años y un 19% en tres meses. Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: OYAKC.IS

OYAKC.IS (Oyak Cimento Fabrikalari AS) continuamos con este increíble valor que cotiza en Turkia. Se ha revalorizado aproximadamente sobre un 679% en 3 años y un 87% en los últimos tres meses. Tendencia actual: Alcista.

Gráfico de valores destacados: BC.MI

BC.MI (Brunello Cucinelli S.p.A) Y, como siempre, terminamos el informe con otro valor que cotiza en Italia y que sigue destacando. Esta empresa sigue batiendo sus máximos históricos, se ha revalorizado aproximadamente sobre un 101% en dos años y sobre un 10% en seis meses. Tendencia actual: Alcista.


Sabías que...

¿Sabías qué… qué fue la burbuja financiera de La Compañía de los Mares del Sur (2/3)

Esta semana reflexionaremos sobre cómo el gobierno británico engañó a su propia población con tal de solucionar sus problemas de deuda pública.

Continuamos con nuestro serial de tres capítulos repasando algunas de las burbujas financieras que ocurrieron durante los siglos XVI y XVII. La semana pasada estuvimos viendo los peligros de dejarse llevar por la corriente con la burbuja de la tulipomanía.

De este modo, esta semana daremos un pasito más para no solo valorar cómo se gestó la mayor burbuja financiera de la Edad Moderna, sino como estuvo orquestada desde el propio gobierno británico para conseguir solventar sus problemas de sobreendeudamiento, aunque fuera a costa de arruinar a su propia población. Hoy hablamos de la Compañía Británica de los Mares del Sur.

Corría el año 1711 cuando la Corona y el Gobierno británico estaban arruinados. La financiación de la Guerra de Sucesión española apoyando a la Casa de Bourbon había salido muy cara, y ya apenas disponían de flujo para pagar sus obligaciones de deuda.

Entra en escena Robert Harley, el entonces Ministro de Hacienda, con una solución que hoy sería tildada de ingeniería financiera: Crear una compañía, que asumiera 9 millones de libras de la deuda nacional - el 15% del PIB británico, lo que había costado financiar a la casa Bourbon-. Además, todos los nuevos acreedores de la deuda nacional británica pasarían a ser accionistas de esta nueva compañía, y la misma pagaría un cupón de intereses del 6% anual (bastante reducido para la época). A cambio, el gobierno británico la privilegiaría, otorgándoles el monopolio del comercio con los mares del sur del nuevo mundo, la América española. Acababa de nacer, la Compañía Británica de los Mares del Sur.

Pero para que la compañía tuviera fondos con los que iniciar sus expediciones, necesitaba más, necesitaba el dinero de los británicos. Así que el propio Harley y el resto de la junta directiva, a través de los banqueros y otros medios de comunicación de la época se dedicaron a predicar que el nuevo Rey de España, Felipe V, en contraprestación por la ayuda británica, permitiría todo el comercio de especias y esclavos que los británicos quisieran con sus cuatro puertos de mayor volumen. Pero el Rey de España tenía otros planes, y no estaba dispuesto a permitir que los ingleses se aprovecharan de las riquezas del Imperio en el que nunca se ponía el Sol. En consecuencia, sólo autorizó el comercio de un barco inglés al año, y con un arancel sobre el mismo del 25% de toda la actividad generada (para las arcas españolas).

Harley y los suyos, hicieron oídos sordos. Y aún a sabiendas de lo que había, empezaron a pregonar la bondades del comercio con la América española, y así fue como se sucedieron tres exitosas ampliaciones de capital: en 1711 -por diez millones de libras-, en 1713 -por otros diez millones-, y en 1717 -esta vez por dos-

Daba igual, la ciudadanía estaba convencida del potencial de tal empresa, y no importaba de las ampliaciones que dieran, estaban dispuestos a comprar. Y hasta el último campesino, que había ahorrado su media onza oro, tenía acciones de la Compañía de los Mares del Sur, el negocio era redondo, o eso decían.

Para entonces, Harley estaba tan convencido de su astucia como estadista, que le propuso al gobierno británico que su empresa, le comprara toda la deuda al gobierno británico, unos 30 millones de libras -48% de su PIB, en la época-

Para ello, se emitiría una nueva ampliación de capital, ¿y sabéis qué? Para calentar aún más el valor de las acciones, ya no solo valía con acaparar hasta la última onza de oro de ahorro de los británicos, había que endeudarlos de por vida. De esta forma, el gobierno permitió todo tipo de dudosas operaciones.

Por ejemplo, dieron noticias falsas del buen funcionamiento del comercio con las américas, autorizaron a los los banqueros a conceder préstamos teniendo como garantías de pago las propias acciones de la Compañía de los Mares del Sur, e incluso se permitió la compra de acciones a crédito si no se disponía del capital suficiente para comprar una acción, y además, con suscripción desde el momento en que se abonaba el capital inicial. Todo con tal de acaparar hasta la última libra. Por supuesto, la ampliación de capital fue otro éxito, pero es que aún hay más.

El fervor fue tal que en enero de 1720, las acciones cotizaban a 100 libras, en febrero a 200, en mayo ya pasaba las 500, y atención porque en agosto del mismo año, el valor de las mismas se disparó por encima de las 1.000 libras, siendo 1.050 su techo histórico.

Y entonces, como sucede en toda burbuja llegó el pánico repentino. El negocio real no funcionaba -más allá de un barco al año-, y en realidad, la actividad principal de la Compañía de los Mares del Sur, era financiar al gobierno (por así decirlo), así que a partir de agosto se empezaron a dar las primeras ventas.

Y mucho cuidado, porque en septiembre llegó el detonante, se filtró que el Consejo de Dirección de la Compañía de los Mares del Sur, liderado por Hurley -el ex-ministro de Hacienda- vendió todo su paquete de acciones, hasta la última.

Y por supuesto, igual de rápida que fue la fiebre de subida, lo fue la de bajada. El pánico fue atroz, y para diciembre de 1720 -ese mismo año- la acción perdió un 90% de su valor, hasta recuperar las 100 libras de cotización, que posteriormente seguiría perdiendo.

Los prestatarios, no podían devolver sus préstamos, y las acciones que tenían como garantía, ya no valían nada. Mientras tanto, Harley y otros miembros con información privilegiada, con las riquezas obtenidas tras la venta en el pico de su cotización, empezaron a comprar tierras por toda Inglaterra.

En definitiva, una historia que nos debería recordar que tan peligrosos son los Gobiernos hiperendeudados, y como para salvar su posición estarán dispuestos a cualquier cosa, aunque eso vaya contra los intereses de su propia población.

Para acabar, nos quedamos con la frase para el recuerdo de una de las personas que también se arruinó invirtiendo en esta empresa, Sir Isaac Newton, quien por aquel entonces ya era Sir y toda una autoridad en Cambridge.


Dicho Bursátil

Puedo calcular con precisión el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de la gente.

Sir Isaac Newton


Direccionalidad del mercado

En el siguiente gráfico se muestra el número de valores en máximos y mínimos existentes en el mercado durante los dos últimos meses.

A continuación los nuevos valores en máximos y mínimos de la última semana:


Acciones más rentables

En la siguiente tabla se pueden observar los valores más destacados del mercado durante la última semana, el último mes y el último trimestre.


Bolsa animada

https://youtu.be/Ql9i8GSLPI8


Categorías


La información contenida en este portal web es meramente informativa y no pretende ser una recomendación para sus inversiones. Cada persona física deberá corroborar y decidir las inversiones más propicias para la gestión de su capital. Los análisis realizados contemplan 2 años históricos para que la información sea más comprensible visualmente. Además las escalas utilizadas son logarítmicas.